Estás Aquí
Inicio > Contenido > Reseñas > Análisis > RAD – Análisis

RAD – Análisis

Double Fine es un estudio que se destaca por su colorido diseño y memorable sentido del humor. En RAD ambos elementos se conjugan de manera fantástica junto con una banda sonora para ofrecernos uno de los mejores roguelikes del año en una envoltura de neón ochentero. El juego es publicado por BANDAI NAMCO Entertainment y está disponible para Nintendo Switch, Xbox One, PlayStation 4 y PC.

Bienvenido al segundo apocalípsis

“El primer apocalipsis se veía venir. El segundo fue como… ¿en serio?

Con esta narrativa inicia la historia de RAD en un mundo que combina Mad Max con lo mejor de la moda y ambientación de los años ochenta. Uno de los últimos refugios que le queda a la humanidad está perdiendo su fuente de energía, por lo que ahora un héroe debe arriesgar su vida para conseguir una forma de poder subsistir. 

Aunque alguna gente es demasiado cool para preocuparse por pequeñeces.

Con ayuda de uno de los últimos Reparadores, nuestro héroe (o heroína) es enviado a explorar peligrosas zonas llenas de mutantes, con la capacidad de restaurar partes de la naturaleza en ellas y, más importante aún, de absorber radiación de los enemigos para mutar y hacerse más fuerte.

Los niveles son variados y combinan elementos de desiertos y acantilados, así como también bosques y zonas de tecnología avanzada al mejor estilo de ciencia ficción. El factor común entre ellas es su diseño post-apocalíptico. Cada una da la sensación de haber visto mejores días y, al explorarlas, dan la sensación de ser lugares que de verdad no han sido visitados por ningún humano por muchos años.

Y con buena razón, todo aquí es tremendamente peligroso.

Este diseño de niveles es especialmente llamativo debido a la naturaleza roguelike de RAD, la cual crea proceduralmente los niveles al inicio de cada partida. Lo mejor que se puede decir de este tipo de técnica es que, cuando funciona, no te das cuenta de que los niveles son autogenerados. La distribución de objetos, enemigos e incluso secretos está sumamente bien lograda, por lo que la inmersión y satisfacción de explorar lugares nuevos en cada partida no se rompe nunca.

Un detalle que sí se debe mencionar es que a pesar de la paleta tan llamativa de colores y lo excelente de su diseño visual, en ocasiones se vuelve un poco difícil distinguir algunos elementos. Los enemigos y tu personaje siempre son visibles, pero muchas veces es fácil dejar pasar objetos en el suelo sin darte cuenta de que están ahí, a un metro de distancia. En los peores casos, las combinaciones de neones, enemigos y elementos de adorno del mapa hacen que sea fácil perder noción de los enemigos o incluso de zonas de peligro como pozas radioactivas o zonas donde caerán rayos de repente (porque sí, eso es algo que sucede).

El ciclo de día, atardecer y noche le da también un toque extra a los niveles.

Como mencioné anteriormente, una de las características más notables de Double Fine como desarrolladora es su sentido del humor. RAD es uno de los juegos en los que más notarás su particular forma de bromear desde la primera imagen de carga, gracias a la grandiosa voz de su narrador. Este juega un rol doble en el juego. Por una parte es el encargado de narrar secciones de la historia en la intro y cada vez que encuentras pilares con información sobre los tiempos pasados y los conflictos que se vivieron en el mundo antiguo.

Por otro lado, se encarga de comentar muchas de tus acciones de forma humorística pero a la vez explicativa. Cuando encuentras cassettes de VHS dentro de cajas o al derrotar enemigos, por ejemplo, puedes escuchar su voz diciendo cosas como “Bling Bling”, “Pasta”, o incluso “Papi necesita zapatos nuevos”. Esto simultáneamente sirve de guía y tutorial “en caliente” de los objetos y situaciones que vas encontrando en el camino, sino que también le da un toque humorístico a cada nuevo descubrimiento. Siempre es gracioso encontrar esta forma de dinero y escuchar su voz profunda y con eco decir lentamente “Ca-ching!”.

Bien sabe que te envía a una muerte casi segura.

Cada nivel tiene un jefe respectivo, y cada dos niveles enfrentarás un jefe legendario que probablemente te dará siempre una buena batalla. Para llegar a ellos, debes encontrar de dos a tres pilares que se encuentran escondidos en los mapas y activarlos. Una vez todos activos, un nexus principal abrirá sus puertas y podrás enfrentar el jefe del nivel, para así avanzar a la siguiente zona.

Siempre algo nuevo

RAD es un roguelike con una gran variedad de mutaciones, objetos y enemigos. Recibes un poco radiación a manera de experiencia cada vez que eliminas un mutante, restauras una parte de la naturaleza o utilizas algunos objetos especiales. Una vez que llenas tu barra de radiación, mutarás de forma aleatoria. La mutación que recibas (llamada exo-mutación) te dará alguna ventaja en combate con un talento activo asignado a un botón, pero probablemente necesitará de un poco de práctica y estrategia para sacarle el mejor uso. 

Los enemigos, por su parte, varían desde los simples que te embisten hasta otros más truculentos en su forma de atacar. Inicialmente, contarás sólo con un bate de béisbol (legendario, según te dicen) con el cual puedes realizar algunos movimientos además de un combo simple de tres golpes. Armado con este debes lidiar con los enemigos que encuentres hasta obtener mejores mutaciones, proyectiles o habilidades pasivas (endo-mutaciones) que te asistan en combate.

Algunas te convierten en algo peor que los mismo mutantes que combates.

La partida, como es de esperarse, acaba en el momento que mueres. Sin embargo, a pesar de que pierdes todo el progreso, irás desbloqueando nuevos objetos y nuevas mutaciones. También puedes expandir la tienda de tu refugio al comprar objetos en ella (algo completamente lógico pero poco común en los videojuegos en general).

Otra forma de aumentar tus opciones es guardar el dinero que obtienes (en forma de cassettes de VHS y en algunas ocasiones CDs) en el banco local de tu refugio. Esto te permite extraer luego tu dinero en los diversos cajeros que se encuentran cerca de vendedores ambulantes en los niveles o, como no sucede casi nunca en estos juegos, comprar directamente con tu cuenta bancaria en vez de usar el dinero que has obtenido durante la partida.

RAD posee un grado muy alto de pulido en cuanto a sus mecánicas que evitan el tedio de algunas tareas comunes. Por ejemplo, al ser un Sanador de este mundo, dejas un trillo de zona verde con plantas por dondequiera que caminas. Este no es sólo un efecto vistoso atribuído a la narrativa, sino que puedes caminar más rápido por encima de estas zonas. Gracias a esto, la exploración es mucho más eficaz aquí que en otros juegos cuando debes recorrer zonas que has visitado ya. 

El verde está de vuelta, gracias a ti.

Así también, existen túneles subterráneos que tienen salidas en diversas partes del mapa, pero una vez explorados no hay razón real de entrar a ellos. En estos casos, el juego crea un pedestal de teletransportación entre las salidas de estos túneles, por lo que si quieres volver a la otra entrada de estos simplemente presionas un botón y te ahorras unos minutos de viaje innecesario.

El juego está lleno de mecánicas refinadas como estas. Siempre hay cosas nuevas por encontrar y combinaciones de mutaciones que probar. Aun cuando mueres, no sientes un gran sentido de frustración ya que poco a poco consigues desbloquear cosas nuevas, y el sentido de progreso es constante. Gracias a esto, explorar el colorido mundo de RAD acompañado de una genial banda sonora synthwave es una experiencia sumamente entretenida y te traerá un gran sentimiento de nostalgia si viviste esta época.

Además te construirá un literal monumento a tus fracasos.

Conclusión

RAD es un juego que mezcla sus elementos de roguelike de una manera fantástica. Su apartado gráfico, refinada jugabilidad y banda sonora lo separan de la mayoría de los títulos del género, ofreciéndote muchas horas de diversión. RAD es, como diría la vieja escuela, rad.

Lo Bueno:

  • Excelente apartado gráfico caricaturesco
  • Colorido sentido del humor
  • Refinados elementos clásicos de jugabilidad
  • Gran sentido de exploración y progreso
  • Fantástica banda sonora

Lo Malo:

  • Diseño visual puede hacer que sus elementos sean difíciles de distinguir en ocasiones
  • Algunas de sus mecánicas podrían estar explicadas de forma más clara

Puntaje:

  • Jugabilidad: 9
  • Contenido: 8
  • Sonido: 9
  • Gráficos: 9

Calificación: 7.5

Eulices Nicot
Eulices Nicot
Eulices Nicot es miembro de la legendaria PC Master Race y le gusta discutir sobre videojuegos y películas. Escríbele qué tan equivocado está en todo lo que dice en un comentario, en su Facebook, o a través de Steam.
Top